VIDA

Nació de padres amorosos, nunca faltó en la mesa algo que comer. Su niñez se pasó entre árboles y libélulas. Estudió. Estudió tanto que cada vez se sintió más pequeño. Y su madre le reprochaba siempre que no hubiera una mujer en su vida. Por fin se casó. Compró como todos, lo que se compra cuando se casa. Un diccionario, un cortaúñas, un abrelatas manual, una almohada, un destapador de inodoros, lo básico, lo que no regalan. Y así, tratando de ser feliz, convenciéndose, vivió cuarenta años. Tenía ya setenta cuando se dio cuenta de que todo era mentira. Así que se hizo un cáncer en el páncreas para morir y dejar todo a una mujer que nunca quiso de verdad, pero que le rascaba tras la oreja de manera tan agradable.

Comentarios

Lucas A. dijo…
Quiubo tomás. interesante el texto. Creo que describe la vida de muchas personas que no hacen más que transitar del "útero a la tumba" sin ser realmente.En estos días que tenga un tiempito le escibo.
Anita-Bonita dijo…
Lo amo

Entradas populares